Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

La frase del día.

por Fran Laviada

Cuando eras niño y te rozabas con una ortiga, lo primero que te decían los mayores, es que lo mejor, era no tocar la parte afectada, ya que si lo hacías te iba a picar más. Sucede lo mismo con cierto tipo de rozaduras sentimentales, que de tanto hurgar en ellas, acaban haciéndose muy dolorosas, y al final lo que podría haberse quedado en una inofensiva rojez, se ha convertido en una molesta, permanente y agobiante irritación.

Fran Laviada

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post